Reflexiones

PLANTAS Y ANIMALES QUE APRENDIERON A REZAR

Pobre ser humano, pensabas que eras el único que sabías rezar, y no te has dado cuenta, que tras largos siglos de destrucción sin piedad alguna, provocando sequías por intereses económicos mezquinos, acabando con las especies animales para beneficiarte de su carne, grasa o pieles, despojando del único hogar que nuestro CREADOR les diò a tantas miles de especies.

Acaso creías que estas especies que han visto extinciones sin piedad NO APRENDERIAN A REZAR.

Ha llegado el día de dar cuentas. EL CREADOR ha comprendido que la raza humana no tiene la capacidad de cuidar lo que se le ha dado, y las miles de ORACIONES ANGUSTIOSAS en miles de idiomas han llegado a oídos del CREADOR.

La lista de crímenes que los seres humanos hemos hecho con los siglos es inmensa, y los restos de sus víctimas están esparcidos como ARENAS EN EL MAR.

EL CREADOR aprendió a darle voz y voto a los seres más humildes, los insectos, las larvas, los pequeños animales, las enormes especies, el día de dar cuenta está llegando.

Que ingenuos fuimos, pensamos que estas especies volverían año tras años, para ser destruidas con la misma velocidad con que llegaban, solo por diversión y un puñado de dólares.

Las especies aprendieron a rezar, y nosotros debemos aceptar lo que el CREADOR ha decidido, o dejamos de eliminar las especies, o vendrá una ola de lluvias y terremotos, marejadas y tsunamis, avalanchas y deshielos, hambre y sequía, calor y contaminación, porque ya no habrán esas especies que antes nos ayudaban a oxigenar el aire, a sembrar donde habían eliminados los árboles, a eliminar las enfermedades que atacaban nuestro cuerpo, a crear antídotos con el sacrificio de ellos.

No señores, el futuro es más aterrador de lo que creen, puesto que EL LLANTO de miles de especies que vieron perder a sus retoños por un hacha exploradora, o por un cigarrillo mal apagado, no puede ser despreciado por nadie.

Todos los niños y jóvenes del mundo, pueden hacer la diferencia, aunque ya es demasiado tarde, estos niños y jóvenes pueden aprender a pedir perdón por sus padres, apelando a la propia naturaleza, rogándoles que VIVAN, que por favor no se mueran, que VIVAN y no nos dejen solos, que necesitamos de ellos, que YA NOS DIMOS CUENTA DEL TERRIBLE ERROR QUE COMETIERON NUESTROS PADRES, que deseamos vivir en armonía con todas las especies y el mundo por los SIGLOS DE LOS SIGLOS. Amén.

Autor.

Ing. José Joaquín Loayza Navarrete
Telf. 2280442 Guayaquil Ecuador
ingjoseloayza@hotmail.com
Candidato a la Asamblea Constituyente del Ecuador

No hay Comentarios

No hay Comentarios aún

Dejar una Respuesta

*
Para comprobar que usted es una persona (y no un script malicioso), escriba la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Imagen

[x] Cerrar
E-mail